Descubre como vivir saludable de una manera 100% natural, completo y efectivo.
    • 02 MAY 17
    • 0


    La ansiedad es una condición que nos afecta a todos de formas muy distintas.

    En algunos se trata de un problema más grave y relacionado con sus emociones. En otros tiene más que ver con un momento pasajero que, al cabo de unas horas o días, desaparece.

    Con tanta competencia y ajetreo que enfrentamos cada día, no es raro que la ansiedad sea un problema habitual para muchas personas.

    Cada uno tenemos nuestras formas de mitigar la ansiedad, pero hay determinados rituales, como el ejercicio físico y la meditación que son de lo más efectivo

    ¿Cómo reducir la ansiedad sin usar ansiolíticos?

    No son pocas las personas que quieren tratar sus episodios de ansiedad de forma natural, es decir, sin emplear medicamentos recetados por un psiquiatra y que causan dependencia (y una cada vez mayor prescripción para conseguir resultados).

    La buena noticia es que hay técnicas más que interesantes que se recomiendan en la consulta psicológica y que vale la pena probar.

    6 Remedios Naturales para Combatir la Ansiedad

    1. Onagra

    Onagra para combatir la ansiedadPodrás encontrar onagra en tiendas naturales o en farmacias especializadas. Es común que la vendan en forma de cápsulas, aunque en herboristerías también la puedes encontrar lista para prepararte un delicioso té.

    • La onagra es muy adecuada para tratar la ansiedad leve, ya que sus ácidos grasos esenciales regulan la actividad del sistema nervioso.
    • Es muy adecuada también para facilitar digestiones, algo muy importante cuando pasamos estados de ansiedad bastante intensos donde nos es difícil digerir la comida, y sufrimos o bien diarreas o estreñimiento.
    • Nos permite, además, desintoxicar el organismo.

    Ingredientes

    • 3 cucharadas de onagra seca (30 g)
    • 1 litro de agua
    • 1 cucharada de miel (25 g)

    Preparación

    • Es muy sencillo. Solo tienes que infusionar la onagra seca en ese litro de agua. Deja que llegue a ebullición durante 15-20 minutos y que repose otros 10.
    • Endulza con miel y bebe una primera taza en tu desayuno, otra después de la comida principal del día, otra a media tarde y la última después de tu cena.

     

    2. Melisa y Lavanda

    Melisa y Lavanda para combatir la ansiedadDe agradable sabor y delicada esencia. La sencilla combinación de melisa y lavanda nos va a ayudar a reducir la ansiedad y a regular las palpitaciones y el nerviosismo.

    • Son muy efectivas para equilibrar los estados de ansiedad moderados, así como para mejorar nuestro descanso por las noches.
    • La melisa o toronjil tiene un efecto calmante y permite incluso reducir el dolor de las cefaleas y relajarnos.

    Ingredientes

    • 1 cucharadita de melisa o toronjil (5 g)
    • 1/2 cucharadita de lavanda (7 g)
    • 1 vaso de agua (200 ml)

    Preparación

    • Puedes encontrar estas dos plantas listas para infusionar en cualquier tienda natural. Para realizarla, procura utilizar siempre una tetera de porcelana o barro, puesto que las de metal no conservan tan bien los aceites esenciales de las plantas.
    • Una vez haya llegado a ebullición ese vaso de agua, añade la melisa y la lavanda para que infusionen a lo largo de 15 o 20 minutos.
    • Lo adecuado es tomar dos tazas al día entre comidas.

     

    3. Flor de la pasión (Pasiflora)

    El uso de la flor de la pasión o pasiflora como tratamiento de la ansiedad es muy conocido. Puedes encontrarla en forma de cápsulas, infusiones y extracto en tiendas naturales o parafarmacias.

    Esta planta originaria y nativa del sudeste de América del Norte es muy útil en el tratamiento de los trastornos de ansiedad, insomnio y sobre todo como forma de regular el nerviosismo en personas ya de por sí muy inquietas.

    Las dosis recomendadas para hacer frente a la ansiedad media-baja, serían las siguientes:

    • 3 infusiones al día con media cucharadita de la planta (2,5 g) en un vaso de agua (200 ml)
    • Extractos líquidos: 10 a 30 gotas, 3 veces al día.
    • Tinturas: 10 a 60 gotas, 3 veces al día.

     

    4. Agua de avena

    Famosa por ser un apoyo para adelgazar sin sufrimiento, el agua de avena también puede ser un buen remedio para hacerle frente a la ansiedad.

    Sus vitaminas, minerales y fibra actúan sobre el sistema nervioso y disminuyen los síntomas para, entre otras cosas, evitar la ingesta excesiva de calorías.

    Ingredientes

    • 5 cucharadas de avena (50 g)
    • 1 litro de agua

    ¿Qué debes hacer?

    • Agrega 5 cucharadas de avena en un litro de agua, déjalo reposar 30 minutos y tómala durante el día.

     

    5. Jugo para calmar la ansiedad

    Jugo para combatir la ansiedadLa jugoterapia también es una gran alternativa para ponerle freno a los síntomas de este trastorno emocional.

    Ya sea como modo de prevención o como tratamiento, puedes preparar el siguiente jugo para controlarlo.

    Ingredientes

    • ½ taza de agua (125 ml)
    • ¼ taza de puré de peras (52 g)
    • Una taza de fresas (80 g)
    • 1 plátano pequeño
    • 1 cucharadita de levadura de cerveza (5 g)

    ¿Qué debes hacer?

    • Introduce todos los ingredientes en la licuadora, procésalos y tómalo cuando se haya formado una mezcla homogénea.

     

    6. Zumo de ajo, cebolla, pimientos y perejil

    Teniendo en cuenta las recomendaciones anteriores, puedes apoyarte con este jugo de ajo, cebolla, pimientos y perejil para controlar tu ansiedad.

    Este zumo combina las importantes propiedades de estos alimentos para ayudarte a sentir más satisfecha y evitar que la ansiedad te lleve a comer en exceso. Además, sus nutrientes refuerzan el sistema inmunológico, mejoran la salud de la piel y ayudan a prevenir una gran cantidad de enfermedades.

    Ingredientes

    • Un manojo de perejil
    • 2 pimientos
    • 2 cebollas
    • Dos o tres dientes de ajo
    • 1 vaso de agua (200ml)

    Preparación

    • Limpia y trocea los pimientos.
    • Pela y corta los dientes de ajo.
    • Pica el perejil, desecha los tallos gruesos.
    • Pela y trocea las cebollas.
    • Lleva todo a la licuadora y añade el vaso de agua.
    • Bátelo hasta que quede una mezcla homogénea.

     

    Dejar una comentario →

Dejar un comentario

Cancelar comentario